viernes, 3 de octubre de 2014

Crítica II: Yo, Frankenstein


Buenas, Chico@s, soy Pedro y como cada viernes, aquí dejo mi critica Cinematográfica en nuestra #secciónjuvenil. Como, en mi opinión, la cartelera de esta semana no nos deja nada nuevo donde un joven pueda pasar un buen rato, voy a hacer una crítica de una película que se estreno en España el 19/06/2014 , pero que no tuve oportunidad de ver hasta hace poco. La he elegido, porque “supuestamente” está basada en uno de mis libros favoritos de todos los tiempos, “Frankestein”, de Mary Shelley.
En la película, al igual que en el libro, se cuenta la historia de la creación de un monstruo. Y hasta aquí las similitudes. El libro es una obra maestra del Romanticismo, que pone en tensión uno de los temas que nos ha dejado la ciencia moderna: ¿Puede el hombre jugar a ser Dios?, y enfrenta dos conceptos que están en auge pero en continuo conflicto: ética o progreso científico. Alejada de su argumento original, y de todas las expectativas que había puesto en ella, la película cuenta la historia de un ser, que siendo creado a partir de cadáveres, se pasa su inmortalidad combatiendo a seres que podrían acabar con la humanidad.

Creo que no hace falta que diga que ha sido una auténtica decepción, pero no solo para mi, sino para el público en general, que se esperaba una versión de la obra literaria, o como mucho del cómic homónimo, y se ha encontrado con una burda versión basada en efectos especiales, sin argumento apenas y que pierde toda la simbología de la obra. Desde luego, si lo que quieres es pasar el rato y no tienes nada mejor que hacer, puede estar entretenida, ya que su acción es característica de otras películas como Underworld o Blade, pero que intelectualmente pierde mucho.

Así que, amigos, si lo que queréis ver una buena adaptación de la novela, no puedo hacer otra cosa más que remitiros a la, para mi, mejor adaptación de la obra, Frankenstein de Mary Shelley, de Kenneth Brannagh, de 1994, versión fiel donde se consigue un trasfondo que en mi opinión no se consigue con las demás películas.

Y para terminar esta crítica, me gustaría recordar que el título original es “Frankestein, el nuevo Prometeo”, y que el sentido de la obra nos intenta decir que el auténtico monstruo no es el ser creado, sino el creador. Creo que es lo más importante de la obra, que nos puede hacer reflexionar mucho, y que como dije al principio, está más relacionado con temas actuales de lo que pensamos.

Puede que el hecho de que sea una crítica negativa a la película os sorprenda, pero la razón de ésta crítica es que los jóvenes también tenemos criterios, y no es tan fácil vendernos la moto, así que espabilad, que seremos el futuro, pero nos toca vivir el presente...

No hay comentarios:

Publicar un comentario