viernes, 16 de abril de 2010

En abril: "La sonrisa etrusca" de José Luis Sampedro (por Rocío Romero y Mahr Zorrero)

JOSÉ LUIS SAMPEDRO: Su primera novela, La estatua de Adolfo Espejo, fue escrita al acabar la guerra, sin embargo no fue publicada hasta 1994. Lo mismo ocurrió con La sombra de los días, escrita en 1947. Entre los años 1950-1957 escribió sus dos primeras obras de economía: Principios prácticos de localización industrial y Efectos de la unidad económica europea. Algunas de sus obras económicas son: El mercado y la globalización (2002), Los mongoles en Bagdad (2005), Sobre política, mercado y convivencia (2006) y Economía Humanista (2008). Su carrera como novelista siguió con: Congreso en Estocolmo (1951), El río que nos lleva (1961) y Caballo desnudo (1970). En 1981 publicó Octubre, octubre, una extensa novela que le había ocupado veinte años de trabajo, y que él mismo ha calificado como "su testamento vital". Su único nieto inspiró su obra más leída, La sonrisa etrusca, su primera novela de éxito clamoroso escrita en 1985. En 1990 escribió otra de sus novelas de éxito, La vieja sirena, un apasionado canto a la vida en una novela que es tanto recreación histórica como relato fantástico, tanto reflexión humanista sobre el poder como aguda parábola sobre nuestro inestable presente. La historia está contada en gran parte utilizando la técnica del monólogo interior para presentar las reflexiones de los tres personajes principales. También recurre a un estilo cercano a la prosa poética en ciertos momentos. En 1993 escribe Real Sitio que junto con La vieja sirena y Octubre, octubre, forma parte de la trilogía «Los círculos del tiempo», aunque las tres novelas no comparten ni historia ni personajes. Pero fue El amante lesbiano, publicada en el año 2000, la que acaparó la atención de la crítica, y se convirtió en un éxito de ventas. Otras publicaciones del año 2000 son: La senda del drago (2006) y La ciencia y la vida (2008) (Conversaciones entre José Luis Sampedro y el doctor Fuster, dos hombres, de formación distinta –un humanista y un hombre de ciencia– pero radicalmente complementarios. Este libro gira en torno a la visión de la sociedad que cada uno de ellos tiene, al papel que desempeña el individuo para transformar lo que le rodea y, asimismo, al deseo de los dos de contribuir, desde la educación, la cultura y la transmisión del saber, a conseguir un mundo mejor). Otros géneros que destacan en su obra son el teatro (La paloma de cartón, 1948 y Un sitio para vivir, 1955) y el cuento (Mar al fondo y Mientras la tierra gira, 1992).

LA SONRISA ETRUSCA: Un viejo campesino calabrés llega a casa de sus hijos en Milán para someterse a exámenes médicos por una enfermedad grave. Dos relaciones ocuparán sus últimos meses de vida: el descubrimiento de su nieto, con el que aprende la ternura, y el amor de una mujer que, al mostrarle un mundo desconocido para él, le hace poner en duda todos sus valores. -"La novela se desarrolla a través de dualidades opuestas que se entrecruzan, enriquecen, incluso estorban; o que emergen unas sobre las demás según el momento. Como fondo de ese ya interesante entramado, el desconcierto, el asombro de un anciano obligado por un niño -su nieto-, por una mujer, -un amor de madurez, y un medio distinto del conocido -ese Milán misterioso y amenazante a un tiempo". (José Guerrero Martín, La Vanguardia, 29 de agosto de 1985). -"En cuanto a la forma y las técnicas narrativas, baste decir que Sampedro ha utilizado las más aptas para expresar lo que quería expresar. Y que no ha dudado en llevar hasta sus últimas consecuencias literarias el planteamiento global de su obra, escribiéndola con una ternura y una lucidez aunadas que reflejan perfectamente la experiencia cenital del protagonista de la misma". (Leopoldo Azancot, ABC, 1 de Junio 1985).

No hay comentarios:

Publicar un comentario